Hacia una economía circular

La economía circular como sistema económico está siendo cada vez más conocido en el mundo. Esto por ejemplo lo podemos ver por la cantidad de artículos a nivel global que se han escrito sobre el tema en los últimos años. Mientras en el 2014 se publicaron sólo 30 artículos, en el 2016 se publicaron 100 y a finales del 2017 se habrán escrito más de 300. Dichas publicaciones no sólo se han realizado en el ámbito académico, sino también por las consultoras más importantes en el mundo como Accenture, Deloitte, EY and McKinsey, quienes han tenido publicaciones sobre economía circular en el 2016 y durante el 2017.

Una de estas 114 definiciones y la que más predomina es indiscutiblemente la que proporcionó la Fundación Ellen MacArthur en el 2012 la cuál dice:
“La economía circular es reparadora y regenerativa, y pretende conseguir que los productos, componentes y recursos en general mantengan su utilidad y valor en todo momento. Este concepto distingue entre ciclos técnicos y biológicos”

Sin embargo, aunque esta definición acota bien el concepto, no va más allá ya que no menciona implicitamente la preocupación en crear un entorno sustentable y generar prosperidad económica. Tampoco menciona cómo establecer modelos de negocio circulares es preponderante y cómo hay estrategias de diseño circular que permiten llevar de la teoría a la práctica un producto o servicio con principios de circularidad.

“La economía circular describe un sistema económico que se basa en modelos de negocio que remplazan el concepto de “fin de ciclo” con el de reducir, reusar, reciclar, y recobrar materiales en los procesos de producción, distribución o consumo. Operando en el micro-nivel (productos, organizaciones, consumidores), meso-nivel (industria) y macronivel (ciudades, regiones, naciones y globalmente), con el objetivo de alcanzar un desarrollo sustentable, que abarca crear calidad medioambiental, prosperidad económica y equidad social para el beneficio de las generaciones actuales y futuras”

En cuanto a modelos de negocio se consideran de economía circular a 1) por demanda; hacer productos de acuerdo a la demanda exacta de los consumidores evitando la obsolescencia 2) desmaterialización; virtualizar los productos o servicios (ejemplo Netflix y Itunes que sustituyen a Blockbuster y a comprar un cd de música respectivamente) 3) extensión de vida del producto: hacer un producto para que dure exageradamente (ejemplo las botas Dr. Martens) 4) co-productos: usar el residuo de un producto para hacer otro producto (por ejemplo usar los residuos de café para diferentes aplicaciones arquitectónicas) 5) productos como servicio: volver al consumidor en un usuario del producto por medio de leasing y no en el dueño y 6) economía colaborativa: que permite maximizar el uso de un producto o servicio al compartirlo con más usuarios.

Y en cuanto a estrategias de diseño circular están las siguientes; diseñar para 1) el apego y confianza: diseñar productos no sólo que le gusten a las personas sino que también quieran mantener por largo tiempo 2) durar: crear productos resilientes a través de su diseño físico y elección de materiales 3) estandarizar y ser compatible: remplazar partes de un producto o que dichas partes se puedan usar para productos de diferentes marcasy/o aplicaciones 4) reparar o dar mantenimiento: para facilitar la extensión de vida del producto 5) adaptar y actualizar: permite la modificación o expansión de un producto de acuerdo al cambio de condiciones o necesidades del usuario 6) armar y desarmar: para facilitar el reciclaje del producto e incluso hacer un producto nuevo con partes que ya han sido usadas.

Conclusión

Estableciendo entonces una definición completa de qué es economía circular, cuáles modelos de negocio la promueven y qué estrategias de diseño circular aseguran su correcta implementación nos ayudará no sólo a promover y establecer de una manera más efectiva y eficaz el término sino de hacerlo desde una perspectiva sistémica y lograr desde el diseño y la intención de un producto o servicio la circularidad de éste.
Los beneficios de la correcta comprensión e implementación de estos conceptos serán entre otros; adaptabilidad para satisfacer las necesidades y expectativas de tus clientes, ahorros para tu negocio, clientes y proveedores; mayor retención en empleados y atraccion de nuevos; desarrollo de mercados nuevos y mayor eficiencia en tu cadena de suministro.
Las principales organizaciones en el mundo ya están dirigiendo sus esfuerzos hacia una economía circular, y tú ¿estás listo para iniciar la transición?